3 sencillas estrategias para manejar mejor tu tiempo

La adicción que tenemos por nuestros dispositivos móviles nos ha convertido en adictos a la procrastinación. Por lo tanto, estamos más expuestos que nunca a las distracciones. El Internet está lleno de tips sobre cómo administrar tu tiempo, qué hacer para mejorar tu productividad y cómo ganar más en menos tiempo. Todos buscamos ahorrar tiempo mientras leemos y nos relajamos.

Con todas las herramientas de productividad, consejos y trucos a la mano, nos hemos obsesionado con volvernos más eficientes. No obstante, si usamos demasiado tiempo manejando nuestro tiempo, deberemos reconsiderar lo que estamos haciendo. Por eso, hoy de compartimos 3 estrategias que te ayudarán a mejorar la forma como administras tus horas sin desperdiciar tanto tiempo organizándote.

  • Planea las interrupciones

Si quieres dejar de lado la procrastinación, agenda tiempo para ella. Planea lapsos de distracción porque, inevitablemente, sucederán. Si te permites un rato de completa concentración, sabiendo que en unos minutos u horas tendrás un breve descanso, serás más productivo.

En pocas palabras, ¡sácalo de tu sistema! Lo mismo aplica para la gran diversidad de distracciones e interrupciones. Deja de checar tu mail y redes sociales, nada de ello es urgente. Mejor planea unos minutos para revisarlos cada cierto tiempo.

  • Recuerda: Nada es mejor para desperdiciar el tiempo, que perder una pluma

El desorden es el pretexto ideal para matar tu productividad. No dejes que un espacio de trabajo en total caos sea lo que controle tu mente. Lo mejor es mantener limpio y ordenado tu lugar de trabajo. Esto lo puedes hacer cuando termine tu jornada laboral o antes de iniciarla.

Es bien sabido que un escritorio desordenado es signo de que ahí trabaja una persona creativa. Probablemente eso sea cierto, pero incluso las mentes creativas pueden beneficiarse de un poco de orden para ser más productivos.

  • Registra tus hábitos

¿Fumas? ¿Revisas Facebook frecuentemente? ¿Te gusta ver videos de gatitos? Cualquiera que sea tu hábito, es muy probable que tengas dificultades al intentar dejarlo. Por eso, es recomendable tomarte un tiempo para poner en perspectiva tus malos hábitos. Registra el tiempo que pasas haciendo estas cosas durante una semana. Hazlo de manera consciente y monitorea cada momento del hábito que quieres dejar atrás.

Al revisar tus resultados, te darás cuenta de que no querrás volver a gastar cuatro horas de tu semana viendo videos en YouTube, cuando asegurabas que solo lo hacías por un par de minutos. Lo mismo resulta con el multitasking: si llevas la cuenta de tu trabajo con poca concentración por algunas semanas, lo más seguro es que descubras todo el tiempo que gastaste haciendo cosas que no eran relevantes.

Hay mucho tiempo que puede ser ahorrado y/o invertido en cosas más productivas, como leer un libro, practicar nuevas habilidades o aprender un nuevo idioma. Podrías convertirte en un experto en algunos meses y, antes de lo que te imaginas, esas distracciones serán reemplazadas por algo de provecho.