5 hábitos para mantener tu cerebro fuerte

Un cerebro fuerte sin importar el paso del tiempo

Cada cerebro es un mundo. Algunos trabajan todos los días con números, mientras que otros son generadores de ideas para el público. Sin importar qué actividad hagas, actualmente existe una alta incidencia de enfermedades como Alzheimer y demencia. Para evitarlas, lo más importante es mantener la actividad cerebral con diferentes ejercicios. Una de las mejores maneras de activar nuestro cerebro es la lectura. Pero para complementarla, te decimos qué hábitos te ayudarán a mantener tu cerebro fuerte sin importar el paso del tiempo.

Aprende algo nuevo

Cuando el cerebro está en constante aprendizaje, crea nuevos caminos neuronales. Por ejemplo, se ha observado que las personas que aprenden nuevos idiomas o un instrumento musical tienen una mayor función cerebral que las que no. Esto significa que su cerebro es más saludable y que son menos propensos a enfermedades neurológicas.

Cambia de manos

La mayoría de las personas tienen una mano dominante con la que realiza la mayoría de las tareas. Se trata de la mano con la que escribe, con la que abre una botella o con la que se lava los dientes. Una manera de usar partes de tu cerebro que usualmente están inactivas es usar tu mano contraria. Úsala para cepillarte los dientes, para mover el mouse de la computadora y hasta para escribir. De esta manera, estarás enseñando a tu cerebro a trabajar de otra manera.

Descansa

Se ha demostrado que un buen descanso es un factor para el funcionamiento correcto del cerebro. La falta de sueño provoca falta de coordinación, memoria y concentración. Recuerda que no todos necesitamos las mismas horas de sueño. Experimenta y registra con cuántas horas te sientes realmente revitalizado. Asimismo, toma en cuenta que dormir más tiempo del necesario provoca casi lo mismo que la falta de sueño.

Sé social

Se ha observado que la falta de interacciones sociales tiene efectos negativos en las habilidades cognitivas. Por ejemplo, un bebé que no escucha hablar a nadie no aprenderá a hablar al mismo tiempo que la mayoría. De manera similar, un adulto que no tenga actividades sociales, en la mayoría de los casos, reducirá su vocabulario y su velocidad de pensamiento. Esto no significa que tengas que organizar comidas diarias con tus amigos o colegas. Simples intercambios como una plática corta con la cajera del supermercado son valiosos.

Haz ejercicio

La salud debe ser tanto física como mental. Un aspecto ayuda al otro y viceversa. El ejercicio físico libera sustancias que mejoran el humor y la claridad mental. Mientras que el estrés mental puede, por ejemplo, afectar el metabolismo. Así, media hora de ejercicio físico diario hace una gran diferencia.