5 hábitos que matan tu concentración

Mantén tu concentración en lo que importa

Durante el día, todos tus sentidos tienen información que compite por tu atención. El semáforo pasa de verde a rojo. El espectacular te antoja una bebida refrescante. El camión de adelante libera humo que huele horrible. Esa canción en el radio no te gusta o te gusta muchísimo.

Aunque no te des cuenta y no recuerdes los detalles a tu alrededor, tu cerebro los está registrando. Aunque no estés poniendo atención conscientemente, tu cerebro está trabajando sin parar, gastando energía. Así, con tantos estímulos, cada vez cuesta más trabajo mantener la concentración.

Sin embargo, esta capacidad siempre estará a nuestro alcance. Solo debemos deshacernos de ciertos hábitos comunes que nos hacen más propensos a divagar.

No tomar suficiente agua

La deshidratación colabora a la falta flujo de sangre al cerebro. Esto a su vez es causa de falta de oxigenación, lo que se traduce en poca concentración. Además, no tomar suficiente agua resulta en un bajón de energía y dolor de cabeza.

No dormir bien

Las horas de sueño le permiten a nuestro cerebro recuperarse y procesar toda la información. Así, si tu cerebro no se liberó por la noche, en el día no estará al máximo para concentrarse.

Comer mucha azúcar y carbohidratos

El azúcar y los carbohidratos son perfectos para aumentar la energía. Sin embargo, por su composición química, no son energía de larga duración. Así, poco tiempo después de comerlos, el cuerpo tiene una baja. En lugar de consumir “energía rápida”, opta por proteínas que durarán más. Te sera más fácil mantener la concentración.

Redes sociales

Muchas razones apuntan a que las redes sociales son una causa de depresión y estrés. ¿Por qué? Muchos estudios han encontrado que los usuarios “adictos” a las redes sociales, se comparan con otros, se ven afectados por contenido negativo, tienen una sobresaturación de información, etc.

Además, el uso constante de pantallas afecta a los ojos y causa irritación ocular. Lo que a la larga podría causar enfermedades más serias. Así, una manera de evitar la mortificación, estrés y sentimientos negativos que te distraen, es limitar tu uso de redes sociales.

Trabajar en varias cosas a la vez

Muchas empresas consideran al “multitasking” como una habilidad deseada y hasta necesaria. Sin embargo, varios estudios han demostrado que el cerebro se “cansa” más al trabajar en muchas cosas a la vez. Ambos lados del cerebro trabajan en conjunto al concentrarse en una tarea, lo que resulta en terminar más rápido y mejor. En cambio, al pasar de una tarea a la otra sin completar ninguna, cada lado del cerebro trabaja independientemente. Y esto resulta en baja productividad y errores. Así, lo mejor es no comenzar otra cosa hasta terminar lo que se empezó.

 

Elimina estos hábitos y concéntrate al máximo.