Brain food, alimenta tu cerebro

brain food y ejercicio cerebral blog openbook

Nuestra mente es nuestro mejor aliado y nunca se detiene. Recientemente se conocen varias enfermedades que afectan a nuestro cerebro y es lógico querer prevenirlas. Para lograrlo, es necesario realizar actividades que nos ayuden a mantener nuestro cerebro sano. Además, vale la pena consumir la llamada brain food o alimentos que tienen un especial impacto positivo en el cerebro.

¿Qué es brain food?

Regularmente, al mencionar brain food hablamos del aspecto literal en el que pensamos en los alimentos que podemos consumir para nutrir y fortalecer el cerebro. También podemos pensar en lo figurativo, en el material que consumimos que nos da cosas para pensar y ejercitar el cerebro. 

Ambos están ligados. Consumir alimentos nutritivos no basta, también necesitamos ejercicio para mantener las funciones cerebrales. Tomando esto en cuenta, hoy te hablamos de ambos tipos de brain food para que tengas un gran balance mental.

Comida para tu cerebro

Diversos estudios han mostrado que existen alimentos que pueden potenciar la memoria, modificar el estado de ánimo e incluso mantenerte motivado. Quizá más fácil que pensar en vitaminas y minerales, identificar los alimentos por colores te ayude a saber qué le estás dando a tu cerebro al momento de comer.

  • Verde: Los alimentos como espinacas, brócoli, acelgas y verdolagas son ricos en vitaminas y aminoácidos que ayudan a impulsar la memoria. 
  • Naranja: Contienen altos índices de vitamina A, un antioxidante potente que  mantiene activo al cerebro. Así, las zanahorias, duraznos, calabaza (flor de calabaza también) ayudarán a que tu mente no disminuya sus funciones.
  • Rojo: Los flavonoides que contienen los alimentos rojos ayudan a mejorar la circulación. Y no olvidemos que el cerebro requiere de una correcta irrigación sanguínea para mantenerse activo. También contienen antioxidantes, que se relacionan con un mejor envejecimiento. Entonces, las moras, arándanos, frambuesas, fresas y betabel son tus grandes aliados.
  • Azul: Aquí no es tan literal. Los alimentos azules son los que contienen altos grados de Omega 3, un nutriente que impulsa el desarrollo neuronal. También reduce los riesgos de  padecer enfermedades neurovasculares.  Con esto en mente, ¿qué alimentos son azules o ricos en Omega 3? ¡Los pescados! Salmón, bacalao, atún y sardinas te ayudan a proteger tu mente.
  • Café: No hablamos de la bebida sino de los frutos secos. Las grasas naturales que tienen las almendras, nueces y cacahuates favorecen la comunicación entre las neuronas, facilitando el procesamiento y recuperación de información. Recuerda consumirlas en medida para que no se conviertan en grasas excesivas.

Food for thought: estimula tu mente

Una buena alimentación no es el único elemento para una mente sana. Es necesario que también busques contenido que te estimule y evite la pérdida de funciones cognitivas.

Por supuesto que la lectura es uno de los mejores ejercicios. Las historias te ayudan a hacer predicciones, a poner atención a los detalles, a ejercitar la memoria. Asimismo,  al leer cosas que no dominas como filosofía, historia, ciencia, etcétera, puedes desarrollar aún más conexiones neuronales. 

Por otro lado, nada estimula más tu mente que rebotar ideas con alguien más, particularmente si no piensa igual que tú. Debatir o solo platicar con alguien con diferente perspectiva te permite generar argumentos y tener pensamiento divergente. 

Lo ideal es que tengas con quién discutir lo que lees. Si no hay un club de lectura cerca de ti, puedes intentar involucrarte en foros online sobre temas que te interesan.