Cómo convertirte en experto

convertirte en experto openbook

La clave para convertirte en experto de cualquier cosa está en la práctica

Comúnmente le llamamos experto a alguien que tiene autoridad sobre un tema porque lo conoce a profundidad. Este tipo de personas resuelven problemas, dudas y ofrecen soluciones valiosas para las empresas. Los expertos son los que dirigen equipos, proponen nuevas estrategias, tienen mejores puestos y tienen un mejor sueldo. Ser experto en un tema tiene muchas ventajas, entonces, ¿cómo convertirte en uno?

Según Malcolm Gladwell, para convertirse en experto en algo, se requieren 10,000 horas de práctica. Sin importar el tema o la disciplina, la práctica es la clave del éxito. Malcolm sacó esta conclusión de una serie de investigaciones realizadas por Anders Ericcson. Sin embargo, para Ericcson, decir que 10,000 horas son suficientes es una sobresimplificación.

Según Ericcson, la clave de convertirse en experto sí está en la práctica. No obstante, esta práctica tiene que tener ciertos aspectos bien definidos, los cuales te mencionaremos a continuación. De esta manera, las 10,000 horas de práctica realmente tendrán frutos.

La práctica hace al experto

Compromiso

Para tener un efecto real, la práctica debe estar basada en un compromiso. El compromiso implica un esfuerzo extra y una mentalidad que llevan a mejores resultados. Practicar cuando tengas un tiempo libre cada que te sea posible tendrá un menor resultado que si apartas un tiempo todos los días para sentarte a aprender. La disciplina es vital.

Mentor

La ayuda de un guía es algo de lo más importante. Este debe estar tan comprometido como tú en hacerte mejorar. Sin embargo, no se trata solo de eso. El estudiante debe autoregularse. Es decir, tomar la iniciativa, hacer preguntas y hacer lo posible por perfeccionar su trabajo. Es trabajo de ambas partes que la retroalimentación sea valiosa. Uno debe sacar lo mejor del otro, ambos deben exigirse de igual manera.

Información relevante

Un solo tema puede tener muchos ángulos y vertientes que llevan a un mundo de información. Para convertirte en experto, es necesario que aprendas también a identificar la información relevante, aquella que realmente tenga impacto y te aporte lo que necesitas. Decantar esta información te dará enfoque. Aunque aprender de más nunca es malo. Tampoco desaproveches la oportunidad de aprender cosas extra.

Buenas técnicas de aprendizaje

Releer un texto o el material de una clase es de las formas más populares de estudio. Sin embargo, no es la mejor. Releer muchas veces crea el efecto de fluidez. Es decir, memorizaste la información y eso te hará creer que la aprendiste. Pero probablemente a largo plazo no la recuerdes.

Estudios han demostrado que el aprendizaje es más profundo cuando se lee algo una vez y se hace un resumen a mano que cuando se lee algo 4 veces. Asimismo, en lugar de releer es mejor trabajar con tarjetas de preguntas y tests.

Por otro lado, pero en el mismo aspecto, el contexto de estudio también influye en la calidad del aprendizaje. Por ejemplo, para los militares, recrear situaciones que pueden encontrarse en el campo es su manera de practicar y aprender. De esta manera, al llegar a la aplicación de conocimientos, estarán preparados. Lo mismo ocurre en cosas menos extremas. Por ejemplo, más que aprender una fórmula como F=ma, es más importante aprender en qué problemas es necesario aplicarla.

Regla de dos tercios

Estudia un tercio de tu tiempo y pasa dos tercios practicando y haciendo pruebas. De esta manera, puedes llevar el conocimiento teórico y abstracto a la aplicación real. Esto te permitirá crear una conexión entre la práctica y la vida real.

Para convertirte en experto necesitarás leer mucho. Con Openbook puedes leer hasta 2,000 palabras por minuto con un 100% de comprensión y retención. ¡Contáctanos y desarrolla tu potencial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *