Cómo convive la gente exitosa con los manipuladores

No importa si es en el mundo de los negocios o en tu vida personal, debemos escuchar nuestra voz interior. La gente exitosa entiende esto y usa la retroalimentación para determinar si algo es tan bueno como se ve.

Algunas personas nacieron para ser manipuladores y no en un buen sentido. Un manipulador psicológico, deliberadamente crea una desigualdad de poder, explotando a su víctima o circunstancia. Claro, esto puede ser beneficioso y muchos exitosos hombres y mujeres de negocios dominan esta habilidad. El problema radica en que un manipulador psicológico no necesariamente tendrá las mejores intenciones. De acuerdo con la revista Psychology Today, la mayoría de los manipuladores tienen 4 características en común:

  • Saben detectar debilidades
  • Las utilizan en contra de sus víctimas
  • Mediante una serie de hábiles maquinaciones, convencen a sus víctimas de darles algo para servir a sus intereses propios
  • En situaciones laborales, sociales y familiares, continuarán repitiendo sus patrones hasta que se les ponga un alto

Pero ¿cómo es que las personas exitosas logran convivir con los manipuladores? A través de sabiduría y fuerza de carácter. A continuación te compartimos una serie de rasgos de personalidad y carácter, así como acciones que ellos utilizan frecuentemente para enfrentar a este tipo de personas:

  1. Confían en la gente hasta que ya no son honestos

De acuerdo con Jorge Díaz, fundador de Lead Layer, la honestidad es una de las mejores herramientas para tratar con la gente manipuladora. Es un filtro que te muestra a las personas que te darán problemas, como en el caso de un socio de negocios que quiera aprovecharse de tus conexiones.

Steve Jobs, CEO de Next y Apple, tenía el hábito de ser brutalmente honesto. Él le dijo a su biógrafo: “no creo estar atropellando a la gente, pero si algo apesta, se lo digo en la cara. Es mi trabajo ser honesto”.

  1. Recuerdan que la gente manipuladora son buenos comunicadores

Una persona manipuladora no hará lo que predica, sino que convencerá a los demás con sus habilidades interpersonales. Desafortunadamente, una vez que estés listo para jalar el gatillo y actuar, la persona manipuladora no lo hará o te dará excusas para tomar ventaja de la situación.

Esto nos lleva a tratar de manera honesta a la gente, esperando lo mismo. Una vez que el manipulador muestra sus verdaderos colores, es tiempo de terminar esa relación. La gente exitosa se da cuenta de esto y actúa con rapidez para eliminar a los manipuladores de cualquier posición.

  1. Evalúan las acciones pasadas de las personas

Observar los negocios que las personas han manejado en el pasado, te demostrará que clase de persona es el manipulador. ¿Esas acciones del pasado realmente muestran una reacción natural o una derrota abrumadora ? Los manipuladores, frecuentemente, son derrotados por el miedo.

Carly Fiorina, antigua CEO de Hewlett Packard, apunta que “la diferencia ente las personas que han triunfado y quienes han fallado, creo que en muchos casos no es el miedo”. “Todos lo hemos experimentado. Lo que cambia es qué hacemos con nuestro miedo. ¿Trabajas para vencerlo o dejas que te derrote? Y creo que eso es lo que realmente distingue a una persona exitosa de los demás”, concluye.

  1. Siguen su intuición

No importa si es en los negocios o en tu vida personal, no siempre escuchamos a nuestra voz interior. La gente exitosa está en sintonía con lo que su mente y cuerpo tienen que decirles. Usan la retroalimentación en el mundo exterior para determinar si algo es tan bueno como se ve.

Bill Gates una vez dijo: “frecuentemente debes confiar en tu intuición”. Steve Jobs concordaba con esto e impulsaba a otros “a tener el coraje de seguir sus corazonadas e intuiciones”. Si esto no es suficiente, Oprah Winfrey insiste en que la gente debería seguir sus instintos porque “ahí es donde la verdadera sabiduría se manifiesta”.

  1. No se andan con juegos

El CEO de myServiceForce, Gary Rawding, apunta que la gente exitosa no se anda con juegos. En lugar de eso, tienden a ser directos y retadores, sabiendo que la manipulación no es la mejor opción.

Ellos toman riesgos para asegurarse, pero no juegan con sus negocios. En lugar de eso, evalúan de cerca a cada persona con la que tratan y cada situación en la que toman parte, determinando cómo encajar las piezas del rompecabezas y cuáles piezas corresponden a otra caja.

  1. Esperan la excelencia

Las personas manipuladoras encontrarán difícil, sino es que imposible, mantener una atmósfera de excelencia. Sus excusas y retrasos no soportan la presión de la excelencia, por lo que no se debe exigir menos en el lugar de trabajo. Al igual que la honestidad, la expectativa de excelencia actuará como filtro para eliminar a quienes manipulan el entorno para que se adapte a ellos.

Steve Jobs una vez aconsejó a los líderes: “ser un punto de referencia de calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un entorno en el que se espera excelencia”. Al demostrar excelencia, una persona exitosa prepara el escenario para detectar a un manipulador y así poder descartarlo.