Concéntrate al máximo en 6 pasos

La concentración no se limita a la situación en un específico momento. La concentración se relaciona con muchas variables, desde tu salud y carga de trabajo hasta tu situación sentimental y qué tan cómoda es tu silla o zapatos.

Hay aspectos que no puedes controlar y contribuyen a las distracciones. Por ejemplo, el estrés del tráfico, el frío o calor en tu oficina o el ruido de la avenida. Sin embargo, hay cosas que están en tu control para que tu pensamiento esté lo más enfocado posible. A continuación te mencionamos algunas cosas que están en tu poder para concentrarte al máximo.

1) Duerme mejor

El sueño le permite a tu cerebro acomodar toda la información que captó en el día. Es el momento en que creas nuevas memorias y tus músculos y órganos se relajan por completo. Y tus células se cargan de energía para tus actividades diurnas. En general, si no duermes las horas adecuadas o tu sueño no es reparador, seguramente tendrás más problemas para concentrarte.

El promedio de sueño para un adulto entre 18 y 60 años es de 7 a 9 horas. Sin embargo, muchas personas necesitan menos o más; todo depende de tu estilo de vida y hasta un poco de genética. Lo importante es que conozcas tus necesidades de descanso y te hagas el hábito de cumplirlas.

2) Escribe lo que te distrae

Lo más normal es que si tienes muchas cosas por hacer, no te podrás concentras en una sola pues estarás pensando también en todo lo demás. La manera más sencilla de liberar tu mente es escribir todos los pendientes o pensamientos que se te cruzan mientras estás haciendo algo más. Además de mejorar tu organización, no se te olvidarán las cosas. Una simple lista te permitirá enfocarte en una tarea.

3) Elimina distracciones físicas

Al cerebro a veces no lo puedes parar, pero a tus acciones sí. Cuando te dispongas a hacer algo, primero asegúrate de que tienes todo lo necesario para llevarlo a cabo. Todo lo que no necesites debe quedar fuera de tu periferia. Aléjate de la comida, las pláticas de otros, el teléfono y redes sociales.

Al principio debes hacerlo así. Después de un tiempo, será un hábito y ya no necesitarás hacerlo físicamente. Simplemente ya no le prestarás atención a lo que está a tu alrededor.

4) Decídete

Siempre habrá tareas que no deseemos realizar. Postergarlas es lo más común, pero tarde o temprano tendremos que resolverlas. Ya sea que las hagas primero o hasta el final, debes tomar la decisión de hacerlas. Comprométete a acabarlo en ese momento. Sin el compromiso, serás más propenso a las distracciones.

5) Practica

Cuando nos damos cuenta de las distracciones continuas, es difícil volver a concentrarse. Al principio debes forzarte a mantenerte concentrado: primero 10 minutos, luego 20, hasta llegar a una hora o más. Cada persona tiene periodos de atención diferentes, identifica el tuyo. Toma en cuenta que los periodos de concentración no deben dejarte agotado.

6) Permite distracciones

No todo tiene que ser trabajo continuo. Eso te dejará agotado mental y, a veces, físicamente. Cada que completes una tarea, date un break. Camina unos minutos, come algo, lee algo, etc. Esto restaurará tu cerebro y le permitirá enfocarse de nuevo pues ya tuvo un periodo de descanso.