¿Los e-books reemplazarán a los libros impresos?

e-books y libros impresos openbook

¿El fin de los libros impresos?

El mundo digital nos rodea y con ello, también los libros digitales. Conocidos como e-books, o “electronic books”, su creación trajo muchas inquietudes para los amantes de los libros. Si el iPod fue la destrucción del CD, si Netflix se deshizo de Blockbuster, seguramente los e-books acabarán con los libros impresos.

Sorprendetemente, no. Aunque Amazon, el proveedor más grande de e-books, ofrece una gran biblioteca digital para sus dispositivos, la realidad es otra. En el 2016, se reportó una baja de 17% en la venta de los e-books. Esto no es porque sea una tecnología que el público no desea. La verdad es que los libros impresos todavía tienen muchas ventajas.

Claro, tampoco estamos diciendo que los e-books no sirven – también tienen sus ventajas. En cuestión de espacio, la diferencia es enorme. Un e-book puede almacenar más de 1000 libros en un dispositivo que pesa menos que un cuaderno.

El costo de éstos también es una gran diferencia. Un libro impreso te cuesta el triple de los digitales. Un libro de “Harry Potter”, por ejemplo, cuesta $500 impreso y $100 en digital (incluso puedes leer la colección gratis con la subscripción de Amazon). Tampoco sufrirás con la disponibilidad. Se acabaron los días de ir a la librería y que no tengan el libro que quieras. Con un e-book, simplemente lo descargas y empiezas a leer.

Larga vida a los libros impresos

Aún con todas estas ventajas, los libros impresos no se han podido quedar atrás. Según un estudio, la información digital no se retiene tan bien como la impresa. Un dispositivo digital, por tan minimalista que sea, siempre tendrá otras opciones para dar click y abrir otra ventana, meterse a los ajustes, o ver qué hay de nuevo. Mientras tanto, un libro solo es un libro. Palabras, papel y ya.

Otro aspecto a favor de los libros es lo visual. Por lo general, los e-books todos tienen el mismo tono al mostrar texto. Si quieres que el texto cambie, o las letras sean más grandes, tendrás que ajustarlo tú mismo. Mientras tanto, los libros impresos son muy diferentes. Unos tienen páginas más amarillas, otros se sienten más lisos, hasta su olor es diferente. Cada una de estas diferencias logra brindarlecierta personalidad a un libro, algo que simplemente no existe en su versión digital.

Finalmente, poder compartir un libro impreso es mucho más fácil. Con un libro digital, hay límites. Como se basan en licencias, solo el que lo descargó lo puede leer. Tendrías que pasarle tu contraseña a la persona o darle tu e-book en lo que termina de leer (cosa que no prestarás tan fácilmente debido a su costo).

En conclusión, el medio que uses para leer depende de tus preferencias, pero los libros tradicionales están aquí para quedarse. Qué mejor que haya varios medios para leer. Ahora simplemente nos tendremos que enfocar en leer más y más rápido para absorber más historias e información. Para ayudarte con esto, te esperamos en Openbook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *