Cómo encontrar tiempo libre para leer

tiempo libre para leer

El ritmo de vida promedio que llevamos nos hace pasar casi todo el día sentados frente a una computadora. Después, debemos de regresar a nuestros hogares a seguir atendiendo otro tipo de pendientes, y cuando tenemos tiempo libre, usualmente lo disponemos para socializar con nuestros amigos o familia o descansar viendo alguna película o serie. Es por eso que cada vez encontramos menos espacio para realizar alguna actividad recreativa, como la lectura.  

Sabemos que una de las actividades más recomendadas es leer un libro, ya que esto no sólo incrementa nuestro brebaje cultural, sino que activa y desarrolla diversas funciones cerebrales. Entre las habilidades cognitivas que más entrenamos mientras leemos, esta la memoria, la retención y la comprensión, entre muchas otras. 

No obstante, el tiempo que le dedicamos en promedio a la lectura parece disminuir más y más con el tiempo. Incluso, en repetidas ocasiones, usamos la falta de tiempo como una excusa para postergar o simplemente no hacerlo.  Sin embargo, dedicarle aunque sea unos minutos de nuestro día a la lectura es algo que fácilmente puede convertirse en un hábito positivo. Contrario a lo que muchos creen, no necesitas dedicar horas completas diariamente a algún libro. Con sólo unos 20 minutos al día basta para convertir la lectura diaria en un hábito para toda la vida. Y, si dentro de tus planes no está sacrificar el tiempo que pasas en redes sociales o viendo alguna serie, aquí te damos algunos tips que te pueden ayudar a encontrar tiempo para le lectura: 

Tips para leer en tu tiempo libre

  • Mientras esperas

En el día a día, pasamos más tiempo esperando de lo que nos imaginamos. Cada que te encuentres esperando el autobús o en cualquier sala de espera, aprovecha el tiempo para leer. Te sorprenderás de todo lo que podrás avanzar en tu libro con tan sólo leer durante algunos minutos mientras esperas.

  • En el transporte público 

,Pasamos gran parte de nuestro día yendo de un lugar a otro. Por eso, y mientras no seas tú el conductor, aprovecha ese tiempo para leer. Además, esto hará que no sientas tanto el tráfico y ni siquiera lo notes hasta llegar a tu destino. 

  • Mientras haces ejercicio

Si acostumbras a calentar o terminar tus rutinas corriendo en una caminadora o pedaleando una bicicleta estacionaria, utiliza ese tiempo libre para la lectura. Esto no sólo hará que tu rutina se vuelva mucho más ligera y amena, sino que incluso podría motivarte a ejercitarte más tiempo tan sólo para terminar el capítulo que estés leyendo. Eso sí, procura tomar las pausas que sean necesarias para evitar mareos. 

En Openbook, estamos comprometidos con el desarrollo intelectual de nuestro país. Por ello, diseñamos un programa de enseñanza dedicado a mejorar los procesos de lectura de los mexicanos. Contáctanos para saber más sobre nuestros servicios.