Estimula la imaginación con la lectura

estimula imaginación lectura openbook

Los seres humanos nos diferenciamos del resto de los seres vivos por muchas cosas. Una de ellas, sin duda, es nuestra capacidad de distinguir entre el plano real y el ficticio. Poseemos la capacidad para crear (a nivel mental) imágenes que no están presentes de manera tangible. A esto se le llama imaginación.

La imaginación no solo es una forma de distraernos de la realidad, sino que es una habilidad cognitiva. Nos permite explorar ideas y conceptos no tangibles, además de permitirnos juntar ideas para crear algo nuevo. De ahí el origen de frases como “si podemos imaginarlo, puede crearse”. 

 Nos permite plantearnos posibilidades, escenarios y alimentar el pensamiento divergente o creativo, que nos lleva a solucionar problemas. Todos nacemos con la posibilidad de imaginar (salvo que exista un problema particular a nivel cognitivo). 

La imaginación y la lectura: compañeras de viaje

La lectura y la imaginación tienen una relación simbiótica. Así como la imaginación es la piedra angular de la creación de historias, a través de la lectura estimulamos la imaginación. Y con ello, el desarrollo y mantenimiento de las capacidades mentales.

Algunas de las cosas clave del funcionamiento cerebral sano en las que se involucra la imaginación son:

  • Rememoración: Cada vez que recordamos algo, activamos la parte del cerebro encargada de la imaginación.
  • Predicción del futuro: Plantear situaciones posibles es una de las principales funciones de imaginar. Utilizamos la información de la que disponemos para plantear escenarios. Lo mismo sucede cuando estamos leyendo y tratamos de anticipar qué va a pasar en la historia.
  • Empatía: Poder sentir sentimientos ajenos y relacionarnos con ellos también se logra a través de la imaginación. Al leer, las situaciones disparan emociones o nos hacen empatizar con los personajes. Esto está relacionado de forma muy profunda con esta capacidad cognitiva tan singular.
  • Evasión o disfrute: Muchos recurrimos a la lectura como medio de escape. Y no solo por eso, leer es maravilloso, sino que pensar en otras cosas permite que, de forma subconsciente, el cerebro pueda resolver otros problemas. 

Como ves, existen muchos mecanismos involucrados en el proceso imaginativo. La lectura derivará en mejor capacidad de predicción, entendimiento de emociones y creatividad. Así que, ¡a leer e imaginar!