Cómo evitar la irritación ocular provocada por la computadora

¿Cómo prevenir la irritación ocular?

Las computadoras han facilitado la comunicación, procesos y el trabajo en general. Sin embargo, también nos afectan. Se ha observado que la luz azul de las pantallas puede provocar alteraciones en el ciclo del sueño. Además, no es tan extraño que, después de pasar mucho tiempo frente al monitor, experimentemos dolores de cabeza. El problema más común a consecuencia del alto uso de pantallas (computadora, celular, televisión) es la irritación ocular y, a veces, visión borrosa.

No se ha demostrado que estas alteraciones tengan consecuencias a largo plazo para los ojos. Sin embargo, no hay duda de que son incómodas y disminuyen nuestra productividad. Si no puedes evitar usar la computadora y al final del día tienes los ojos rojos, aquí te decimos qué hacer.

Parpadea

En promedio, parpadeamos 15 veces en un minuto. Es un reflejo involuntario. Pero al concentrarnos en algo (pantalla, libros, revistas), parpadeamos menos. Esto provoca resequedad e irritación ocular.

Así, es importante que recuerdes parpadear. No esperes a que tu ojo lo haga involuntariamente.

Usa gotas

La resequedad, además de ponerte los ojos rojos, puede hacer que veas borroso. Si es tu caso, utiliza gotas artificiales para que tu ojo se humecte. Esto también aplica para aquellas personas que pasan mucho tiempo en la calle, donde el viento con polvo causa irritación e infecciones. Asimismo, si te encuentras en un lugar con un ambiente muy seco, un humidificador puede ayudar.

Aplica la regla de 20-20-20

Tomar un descanso es bueno para la concentración, el humor y también para tus ojos. Te recomendamos que, por cada 20 minutos que mires la pantalla, mires algo que esté a metros de distancia por al menos 20 segundos. Esto le permitirá a tus ojos descansar y parpadear normalmente.

Calibra el brillo de tu pantalla

Los reflejos en tu pantalla, además de distraerte, hacen que tus ojos hagan más esfuerzo para enfocar. Para solucionarlo, entra a la configuración de tu computadora y ajusta el brillo hasta que los reflejos desaparezcan.

Si no haces trabajo que involucre una atención especial a los colores, considera utilizar un filtro rojo. Existen aplicaciones que alteran los colores de tu computadora para que se adapten a la luz del día. Así, tu ojo no percibirá un alto contraste entre iluminación de tu alrededor y la pantalla.

Cambia a lentes de armazón

Si utilizas lentes de contacto, sabes que después de un tiempo, interfieren con la humectación del ojo. Considera alternarlos con lentes de armazón para darle un descanso a tus ojos.

 

Por supuesto, si haces todo esto y tus ojos siguen irritados o te duelen, busca a tu médico. De igual manera, si los problemas persisten, aunque no estés frente a la computadora. Tener molestias en los ojos no es algo normal y puede significar muchas cosas.