Expertos generalistas: ¿de qué sirve estudiar muchas cosas?

La tradición y la opinión general dictan que, para salir adelante y tener éxito, debes especializarte en un tema. Al ser un experto, podrás dictar el rumbo de las cosas y ser el líder en ese ámbito. Entonces, si tu meta es ser el mejor inversionista, por ejemplo, debes saberlo todo sobre inversiones. Sin embargo, recientemente ha surgido una teoría opuesta: los expertos generalistas.

Orit Gadiesh, líder de Bain & Company (firma de consultoría), acuñó el término experto generalista para definir a un tipo de persona muy específica. Según Orit, se trata de “alguien que tiene la habilidad y curiosidad de dominar y coleccionar experiencia en muchas disciplinas, industrias, ámbitos, etc.” De esta manera, él o ella puede, sin darse cuenta, dibujar una paleta de diversos conocimientos para reconocer patrones y conectar nodos de diferentes áreas.

Es decir, los expertos generalistas pueden tomar los conocimientos de algún tema y aplicarlos en otro. Pueden tomar las bases de un tema y compararlos o usarlos para complementar otras ideas que inicialmente no se relacionan. Esta habilidad les permite:

  • Hacer predicciones, ya que no son susceptibles a prejuicios o a asumir cosas que prevalecen en el campo de acción.
  • Tener ideas innovadoras pues conectan y aplican conocimientos que ya funcionan en otras áreas en las que no se han probado.
  • Liderear y construir mejores equipos de trabajo pues comprende varias perspectivas.
  • Hacer más y mejor networking conectando con personas de diferentes grupos y con diferentes especialidades.

¿Quiénes son expertos generalistas?

Orit Gadiesh se considera dentro de este grupo y asegura que leer mucho y conocer de varias cosas le da más valor a su compañía. “Leo novelas. Leo sobre física, matemáticas, historia, biografías, arte. Una razón por la que trabajo bien en Alemania es porque he leído mucha literatura alemana, incluso cuando soy israelí. Igualmente, puedo trabajar con Francia porque he leído su literatura. Llevo todo lo que leo a mi trabajo. Y creo que eso me hace mejor en lo que hago”.

Además de Orit, existen en la historia varios expertos generalistas famosos. Por ejemplo, el innovador y reconocido Buckminster Fuller, quien defendía la idea de que la especialización era mala. Decía que la especialización impedía el descubrimiento.

Otro más es el antiguo socio de Warren Buffet, Charlie Munger. Él ha comentado que nunca se ha enfocado solo en inversiones, aunque ese fuera su trabajo. Ha estudiado a profundidad temas como economía, psicología, matemáticas e ingeniería. Por últmo, entre muchos más, está Elon Musk, quien plantea que: “Es importante ver al conocimiento como un árbol semántico. Asegúrate de entender los principios fundamentales, es decir, el tronco y las ramas grandes, antes de meterte en las hojas/detalles. De otro modo, no hay con qué sostenerlas”.

Entonces, conviértete en un experto generalista. Explora tus intereses. Dale rienda suelta a tu curiosidad y creatividad y lee más sobre lo que se te ocurra. Aprende más sobre lo que te interesa y aplica esos conocimientos en otras cosas.