Inculcar hábitos lectores desde pequeños

hábitos lectores

Enseñar a los niños a leer no se trata únicamente de que sepan hilar las letras para transformarlas en palabras. Es más bien un ejercicio que va desde enseñarles comprensión lectora real hasta que aprendan buenos hábitos lectores.

Muchas veces, como padre, uno se pregunta cómo lograr que sus hijos gocen con los libros y que no lo vean como un ejercicio más de la escuela. Si bien no existe una receta mágica, hay formas de generar un hábito lector en los pequeños. La constancia y el ejemplo son claves importantes para lograr inculcar desde temprana edad.

Buenos ejemplos y hábitos lectores

Bien dice el dicho que “a la fuerza, ni los zapatos entran”. Por ello, si usted no tiene el hábito de la lectura pero obliga a sus hijos a leer, es muy poco probable que obtenga el resultado esperado. Es por ello que algunas formas sencillas de acercar a los niños a la lectura son:

Leer en casa

La lectura en voz alta estimula la imaginación. Si al leer cada personaje tiene una voz y entonación particulares, los niños podrán entender mejor quién está hablando y se podrán imaginar más claramente las escenas. Además, es una buena forma de dedicarle tiempo de calidad a los pequeños.

Ir a bibliotecas y ferias del libro

Nuestro país cuenta con numerosas bibliotecas, incluso algunas como IBBY (en la calle de Goya #34) que están dedicadas exclusivamente a la literatura infantil y juvenil. Asistir a bibliotecas y ferias del libro les enseñará a los pequeños el valor de los libros y la cantidad de personas interesadas en ellos. Además, las actividades especializadas de IBBY o la FILIJ facilitan el acercamiento a los libros por parte de los niños.

Preguntarle a los pequeños su opinión 

Una vez terminada una lectura, es muy importante preguntarle a los pequeños qué les pareció la historia y qué entendieron de ella. No se trata de hacerles un examen, no hay respuesta buena o mala. Es más bien que ellos platiquen su experiencia, sus ideas sobre la lectura y que sepan que es válido decir que una historia no les gustó. De esta forma se les va enseñando también que puede no gustarles una historia en particular y eso no significa que no les gusta leer. 

Tenga libros al alcance de los niños.

Una biblioteca en casa, por pequeña que sea, será un gran tesoro para ellos. Les hará ver la importancia de la lectura y de tener un libro favorito, por ejemplo. Cuidar juntos de la biblioteca familiar será una actividad para que aprendan el valor de los libros. Pero, muy importante:

No vuelven el libro un objeto sagrado

Hacer al libro algo intocable aleja a cualquier de la lectura. Sabemos que hay personas que ponen los libros en un pedestal de lo más valioso que hay y se enojan si les pasa cualquier cosa. Pero los niños ¡son niños! Por eso es bueno tener libros de pasta dura y resistentes para que los pequeños se vayan acercando a ellos y no regañarles si pasan accidentes. Eso solo los alejaría de la lectura.

Volver la lectura una actividad familiar, es la mejor manera de motivar buenos hábitos lectores a los niños. Ustedes, ¿de qué forma leen en familia?

Si buscas nuevos consejos o técnicas, recuerda entrar a Openbook.