Mejora tu vida profesional con improvisación

Un curso de improvisación podría hacerte sobresalir en el trabajo

¿En qué piensas si quieres destacar en el trabajo? Muchos piensan en tomar un curso sobre su área de trabajo. Otros creen que aprender un nuevo idioma es la mejor opción. Sin embargo, varias de las empresas más innovadoras creen que un curso de improvisación es la mejor idea.

Actualmente, la improvisación no es solo para los comediantes. De hecho, entrena muchas habilidades de comunicación que resultan muy útiles en la oficina. Por eso, a continuación, te decimos en qué te ayuda y por qué deberías considerarlo.

  • Mejora tu capacidad de escuchar: En improvisación, lo más importante es reaccionar ante lo que el otro dice o hace. Esto hace que tu atención sea mayor y realmente escuches a las otras personas en lugar de desconectarte. El trabajo fluirá mejor si todos están realmente atentos a las sugerencias de los demás.
  • Alienta la cooperación: La improvisación se trata de un equipo que trabaja en conjunto. Los actores deben ayudarse el uno al otro para que el sketch siga adelante. Y esta habilidad es de alto interés en el trabajo. Alcanzar una meta es mucho más sencillo si todo el equipo trabaja de manera conjunta.
  • Trabaja con las ideas de los demás: Una de las bases de la comedia de improvisación es que nadie mata las ideas de alguien más. Uno trabaja sobre lo que el otro propuso para seguir adelante. Este concepto te ayudará a trabajar con lo que tienes y respetar las ideas de los demás. Asimismo, le dará un boost a tu creatividad e ingenio para resolver problemas.
  • Genera nuevas ideas valiosas: Al generar un sketch, las preguntas dificultan el flujo de la escena. Lo mejor son las declaraciones concretas. Lo mismo ocurre en la oficina. Se necesitan preguntas para llevar a cabo el trabajo, pero demasiadas pueden posponer la acción.
  • Crea un ambiente de aceptación total: Uno de los principales miedos en el ámbito laboral es fracasar. Sin embargo, en la comedia de improvisación se crea un ambiente de total confianza sobre las personas y sus ideas. Así, si una idea no se desarrolla completamente, no hay problema. Este ambiente te ayudará a abolir el miedo de tomar riesgos y proponer ideas.

Evidentemente el trabajo no es un sketch de improvisación. Sin embargo, saber improvisar tiene muchas habilidades aplicables al trabajo.