Por qué es mejor leer en formato impreso

mejor leer en impreso openbook

Leer en formato impreso o digital, ese es el dilema

La tecnología y los medios digitales han cambiado los procesos de lectura. Se ha registrado que la gente que lee libros digitales, lee más que aquellos que leen en impreso. Sin embargo, ¿es esto una victoria? El hecho de que se lea en mayor cantidad no necesariamente significa que se tenga un mayor conocimiento. Y tampoco significa que se haya comprendido el contenido.

El cerebro y el lenguaje escrito

Usualmente se piensa en la lectura como una actividad que involucra más que nada la abstracción (imaginación, formación de ideas). Sin embargo, varios estudios han demostrado que el cerebro detecta y procesa las letras como objetos físicos. Es decir, la manera en que reconoce las letras es la misma en la que reconoce entre una manzana o una pera.

Asimismo, se ha descubierto que al leer en formato impreso, el cerebro crea una especie de mapa mental del texto referente a su estructura física. El cerebro relaciona cierta parte de la historia con una ubicación física. Por ejemplo, las esquinas del libro, el grueso de las páginas leídas, la altura a la que están las oraciones, etc. Así, podemos recordar que la muerte de nuestro personaje favorito ocurrió a la mitad de la página derecha en un capítulo a la mitad del libro.

En cambio, al leer en digital, esto no ocurre. No hay una referencia de páginas leídas y faltantes. Así como no existe un registro de ubicación de las oraciones al hacer scroll para cambiar de página. Esto resulta un impedimento para el estudio. De hecho, se cree que las pantallas, al limitar la navegación física y tangible, también limitan la comprensión.

“La facilidad con la que puedes encontrar el principio, fin y todo en medio, además de la conexión constante con tu progreso en el texto pueden ser una manera de hacer [la lectura] menos agotadora cognitivamente y entonces tener una mejor capacidad de comprensión”, estipula Anne Mangen, investigadora en la Universidad de Stavenger.

Un estudio de la Universidad de Stavanger en Noruega analizó la comprensión al estudiar con libros físicos y digitales. Se observó que quienes utilizaron libros físicos para estudiar tuvieron mejores resultado en los exámenes. Mientras que quienes estudiaron con e-books, salieron más bajos. El resultado se atribuyó precisamente a que el papel proporciona marcadores espacio-temporales que sirven como referencias para la memoria. Por lo tanto, se concluye que los libros impresos son más fáciles de asimilar.

El gozo de la lectura

“La sensación implícita de dónde estás en un libro físico resulta ser más importante de lo que creíamos”. -Abigail Sellen, Microsoft Research Cambridge.

A medida que se realizan más estudios, queda más claro que se tiene una mayor retención de información al leer en formato impreso. Pero, ¿qué hay de la opinión subjetiva de los lectores?

Múltiples estudios y encuestas alrededor del mundo han demostrado que:

  • La gente que lee un e-book y gusta mucho de él, lo compra en impreso.
  • A la gente le gusta tener el control de poder subrayar y escribir en los bordes del papel. Mientras que esta es una práctica poco común en los formatos digitales.
  • Si se quiere leer a profundidad y entender con claridad, se prefiere el formato impreso.

La venta de e-books demuestra una preferencia de la sociedad hacia lo digital. Sin embargo, es un hecho que el impreso lleva la ventaja tanto cognitivamente como en gusto personal. Tal vez esa sea la razón por la que los dispositivos de lectura digital intentan con tanto esfuerzo emular el papel.