¿Qué es el pensamiento abstracto?

qué es el pensamiento abstracto openbook

Cómo percibimos el mundo

¿Cómo funciona la mente cuando entendemos situaciones complejas? Por ejemplo, piensa en un niño pequeño que no puede entender bien conceptos como la muerte. Podemos explicarle que alguien que murió no va a regresar y lo tomará literalmente: como que la persona salió de la casa y por algún motivo no volverá a entrar. Sin embargo, no entenderá el verdadero por qué. Esto es porque el pensamiento abstracto no está bien desarrollado en las edades tempranas. De hecho, según el pedagogo Jean Piaget, el pensamiento abstracto se alcanza aproximadamente a los 12 años.

El pensamiento abstracto es la capacidad que tenemos de observar una situación, descomponerla, fragmentarla, compararla y darle un significado. Es lo que nos permite entender y apreciar una obra de arte surrealista, por ejemplo. Al mismo tiempo, es la capacidad que tenemos para diferenciar las propiedades de algo, armar planes, encontrar patrones que le den lógica a nuestro alrededor. Es lo que traduce los símbolos en un significado.

En la vida nos enfrentamos a conceptos más abstractos que otros. Las cosas que podemos representar son más fáciles de abstraer que las que no son tangibles. Por ejemplo, si hablamos de los límites entre naciones, nos queda más claro si trazamos en un mapa las líneas imaginarias que dividen territorios. Pero el amor, por ejemplo, no es algo que tenga una representación gráfica universal. Por lo tanto, es un concepto mucho más abstracto. 

El pensamiento abstracto también es la herramienta que nos ayuda a decodificar textos. Gracias a él, traducimos símbolos (letras y palabras) en ideas y esas ideas se conectan en nuestra mente para que les demos un significado completo. Asimismo, nos ayuda a asimilar información nueva, por lo que se relaciona con el aprendizaje

Ejercicios para desarrollar el pensamiento abstracto

Los mejores ejercicios para desarrollar las habilidades de este tipo de pensamiento son los de base filosófica y lógica. Por ejemplo: 

  • Debates con argumentos reales
  • Detectar falacias
  • Practicar cálculo mental
  • Encontrar errores narrativos o de secuencia lógica en películas y series

Los ejercicios que requieren de concentración para encontrar errores en los patrones son muy buenos. Sin embargo, las cuestiones lógico-matemáticas son las que más lo desarrollan.